12 de julio de 2010

¿Duele la Soledad?

Posted by debymigue | 12 de julio de 2010 | Category: |

¿Duele la Soledad? La soledad duele, eso hemos oído todos, eso hemos podido sentir en nuestra propia piel mas de una vez. Pero no es tan sencillo, yo creo que se puede interpretar la soledad de dos maneras bien diferentes, las cuales tienen motivos y consecuencias que divergen enormemente una de la otra: Estar solo o sentirse solo.

Estar solo es un hecho común para todos y cada uno de nosotros es nuestra vida diaria, es un hecho el que no siempre estamos acompañados por otras personas. Esta experiencia de soledad (impuesta o no) se puede disfrutar mucho y suele ser muy constructiva si se sabe aprovechar adecuadamente. Cuando estamos solos podemos no hacer absolutamente nada y sentirnos bien, descansar, disfrutar de la naturaleza, tomar sol, caminar, meditar acerca de nuestras pequeñas inquietudes o simplemente hacer lo que nos gusta sin interferencias de otras personas. Movernos entre la gente es fácil pero no lo es tanto llegar a comprender a los que nos rodean, a veces no una tarea ardua el solo hecho de actuar como nos place en presencia de otros. Pero sentirse solos es bien diferente, porque uno se puede sentir solo también en compañía de un gran numero de personas. Pero lo más importante, nosotros no elegimos como sentirnos. Si es soledad lo que sentimos no podemos elegir cuando empieza o acaba y por lo tanto no podemos interferir en nuestros propios sentimientos, ¿no es injusto? Yo al menos si que lo considero algo injusto. Y parece ser que el sentimiento de soledad está relacionado con el aislamiento a fin de cuentas, la noción de no formar parte de algo, la idea de no estar incluido en ningún proyecto y entender que a nadie le importamos lo suficiente como para pertenecer a su mundo. A un mundo que en realidad es el nuestro, en el que crecimos, en el que nos enseñan la mejor manera de ser o pertenecer y en el que finalmente nosotros decidimos no encajar. No al menos en un tiempo. Por lo general el sentimiento de no pertenencia nos lleva a caer en la depresión, y con mas motivo si además nos sentimos culpables de nuestra propia soledad. Pero no es culpa nuestra, o por lo menos no del todo, ya que a todos nos gusta ilusionarnos fácilmente. Es una ilusión creer estar acompañado porque en realidad la mayoría está sola. No muchos saben lo que es una verdadera relación aunque hayan participado en varias y crean vínculos que no lo son. Parecerán vínculos si, tendrán la misma función quizás, pero cuando deban cumplir su verdadero motivo de existir fallaran. Creo que esto se debe a que nos gusta tomarnos menos tiempo del necesario en construir este tipo de cosas que tan importantes van a resultar para nosotros después de todo. relacion¿Pero que necesitamos para crear un vinculo duradero? O mejor aun, ¿cómo lo hacemos? Porque sea lo que sea aquello de lo que tenemos que servirnos esta en todos y cada uno de nosotros. Todos tenemos la capacidad de sociabilizarnos y ponerla en uso es completamente decisión nuestra. No es para nada un proceso fácil y bajo mi punto de vista sólo una persona madura puede tener una relación verdadera, porque se ha liberado de las dependencias. ¿No resulta un poco contrapuesto el termino de relación contra el de liberarse de las dependencias? En absoluto, la madurez es la capacidad de vivir la vida sin muletas ocasionales, es aprender a hacerse cargo de los propios problemas, reflexionando antes de actuar y haciéndose responsable de las consecuencias de las acciones, sin proyectar los errores en los demás. Llevar el peso de nuestras acciones ya es tremendamente difícil, ¿cómo pretendemos ser tan egoístas como para achacárselos a nuestra pareja? La relación no implica tener a alguien para eventualmente apoyarse, sino por el contrario significa interesarse por el otro y comprenderlo tratando de olvidarse de uno mismo. Completando a la persona que tenemos al lado tenemos como resultado que ella nos completa a nosotros y es precisamente esta dependencia la que compone el peor enemigo de los vínculos. Cuando nos liberamos de las dependencias y nos olvidamos de nosotros mismos aprendemos a vivir, a no tener miedo y a ser libres, accediendo a la posibilidad de una verdadera relación. Pero es que la cosa tampoco acaba aquí, realmente sobre este tema hay mucho para hablar. Unirse a alguien es relativamente fácil pero desarrollarse al unísono no es tan sencillo. Si no hay desarrollo personal tampoco puede haber una relación duradera, porque el estancamiento produce aburrimiento. Al margen de una relación y aunque pueda suponerse un egoísmo tremendo, ¿qué motivo hay para mantenernos al lado de una persona que no nos proporcione nada? Creo que no hace falta explicar que no me refiero a posesiones materiales pero aun así haré la aclaración para la gente que lea esto mas críticamente. La intención vale más que el hecho en sí mismo, porque no se trata de resultados sino de orientarse hacia el camino que elegimos seguir en compañía de cualquiera. Pero si las intenciones valen mas que los hechos tenemos que tener cuidado de no caer en falsas ilusiones, buscar continuamente nuestra utopía tampoco es la forma mas adecuada de salir de nuestra soledad.
Solamente cuando estamos solos podemos ponernos en contacto con nosotros mismos. Esa oportunidad nos permite vernos y evaluar si realmente somos como queremos ser y si estamos haciendo lo que deseamos hacer; y si esa imagen no estuviera de acuerdo con nuestras expectativas, es el momento de preguntarnos, que es lo que estamos haciendo ahora para lograrlo. La lastima es que tan fácilmente como estos actos de buena fe entran en nuestra cabeza, también suelen salir con la misma asombrosa facilidad cuando volvemos a estar ocupados en tonterías. Transitar el propio camino es lo más importante y el principal propósito de nuestra vida y todo el universo conspirará para lograrlo.

Currently have 0 comentarios:


Leave a Reply