13 de julio de 2010

Posted by debymigue | 13 de julio de 2010 | Category: |

Información general sobre el linfoma no Hodgkin en adultos

Puntos importantes de esta sección

El linfoma no Hodgkin en adultos es una afección por la cual se forman células malignas (cancerosas) en el sistema linfático.

El sistema linfático es parte del sistema inmunitario y está compuesto por:

  • Linfa: líquido incoloro, acuoso que recorre el sistema linfático y transporta glóbulos blancos denominados linfocitos. Los linfocitos protegen el cuerpo contra infecciones y el crecimiento de tumores.
  • Vasos linfáticos: red de conductos delgados que recogen linfa de diferentes partes del cuerpo y la regresan al torrente sanguíneo.
  • Ganglios linfáticos: estructuras pequeñas con forma de frijol que filtran la linfa y almacenan los glóbulos blancos que ayudan a proteger contra infecciones y enfermedades. Los ganglios linfáticos se encuentran a lo largo de la red de vasos linfáticos que se encuentran en todo el cuerpo. Grupos de ganglios linfáticos se sitúan en la axila, la pelvis, el cuello, el abdomen y la ingle.
  • Bazo: órgano que fabrica linfocitos, filtra la sangre, almacena células y destruye glóbulos viejos. Está en el lado izquierdo del abdomen, cerca del estómago.
  • Timo: órgano en el cual crecen y se multiplican los linfocitos. El timo está ubicado en el pecho detrás del esternón.
  • Amígdalas: dos masas pequeñas de tejido linfático en la parte detrás de la garganta. Las amígdalas fabrican linfocitos.
  • Médula ósea: tejido blando, esponjoso en el centro de huesos grandes. La médula ósea fabrica glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas.

Ampliar
Anatomía del sistema linfático; se muestran los vasos linfáticos y los órganos linfáticos, incluidos los ganglios linfáticos, las amígdalas, el timo, el bazo y la médula ósea. La linfa (un líquido claro) y los linfocitos se desplazan a través de los vasos linfáticos hasta los ganglios linfáticos, donde los linfocitos destruyen las sustancias que son dañinas. La linfa entra en la sangre a través de una vena grande cerca del corazón.

Dado que el tejido linfático se encuentra en todo el cuerpo, el linfoma no Hodgkin en adultos puede comenzar en prácticamente cualquier parte del cuerpo. El cáncer se puede diseminar al hígado y a muchos órganos y tejidos.

El linfoma no Hodgkin en mujeres embarazadas es la misma enfermedad que la de mujeres no embarazadas en edad de procrear. Sin embargo, el tratamiento es distinto para las mujeres embarazadas. Este sumario incluye información sobre el tratamiento del linfoma no Hodgkin durante el embarazo.

El linfoma no Hodgkin ocurre tanto en adultos como en niños. No obstante, el tratamiento para los niños es diferente del tratamiento para los adultos. (Para mayor información, consultar el sumario del PDQ sobre Tratamiento del Linfoma no Hodgkin infantil.)

Hay muchos tipos diferentes de linfoma.

Los linfomas se dividen en dos clases generales: linfoma de Hodgkin y linfoma no Hodgkin. El presente sumario trata sobre el tratamiento del linfoma no Hodgkin en adultos. Para mayor información sobre otros tipos de linfomas, consultar los siguientes sumarios del PDQ:

La edad, el sexo y un sistema inmunológico debilitado pueden afectar el riesgo de padecer de linfoma no Hodgkin en la vida adulta.

Cualquier cosa que aumenta el riesgo de padecer de una enfermedad se llama factor de riesgo. Tener un factor de riesgo no significa que se va a padecer de cáncer; no tener un factor de riesgo, no significa que no se va a padecer de cáncer. Las personas que piensan que pueden estar en riesgo deben discutir este asunto con su médico. Los factores de riesgo para el linfoma no Hodgkin en adultos incluyen los siguientes:

Entre los signos posibles del linfoma no Hodgkin en adultos se incluyen fiebre, sudores, fatiga y pérdida de peso.

Estos y otros síntomas pueden ser ocasionados por el linfoma no Hodgkin en adultos. Existe la posibilidad de que otras enfermedades ocasionen los mismos síntomas. Debe consultarse a un médico ante cualquiera de los siguientes problemas:

  • Hinchazón sin dolor en los ganglios linfáticos del cuello, la axila, la ingle o el estómago.
  • Fiebre sin razón aparente.
  • Sudores nocturnos abundantes.
  • Sentirse muy cansado.
  • Pérdida de peso sin razón aparente.
  • Erupción cutánea o comezón en la piel.
  • Dolor en el pecho, el abdomen o los huesos sin razón aparente.

Para detectar (encontrar) y diagnosticar el linfoma no Hodgkin en adultos, se utilizan pruebas que examinan el cuerpo y el sistema linfático.

Pueden utilizarse las siguientes pruebas y procedimientos:

  • Examen físico y antecedentes: examen del cuerpo para verificar el estado general de salud e identificar cualquier signo de enfermedad como nódulos o cualquier otra cosa que parezca inusual. También se toman datos sobre los hábitos de salud del paciente, antecedentes de enfermedades y los tratamientos aplicados en cada caso.
  • Recuento sanguíneo completo (RSC): procedimiento en el cual se extrae una muestra de sangre y se verifica lo siguiente:
    • La cantidad de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas.
    • La cantidad de hemoglobina (la proteína que transporta el oxígeno) en los glóbulos rojos.
    • La fracción de la muestra que comprende glóbulos rojos.

    Ampliar
    Recuento sanguíneo completo (RSC); el panel de la  izquierda muestra la sangre cuando se extrae de una vena de la parte  anterior del codo mediante un tubo conectado a una jeringa; el panel de  la derecha, muestra un tubo de ensayo de laboratorio con células  sanguíneas separadas en capas: plasma, glóbulos blancos, plaquetas y  glóbulos rojos.
    Recuento sanguíneo completo (RSC). Se extrae sangre introduciendo una aguja en una vena y se permite que la sangre fluya hacia un tubo. La muestra de sangre se envía al laboratorio y se cuentan los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas. El RSC se usa para examinar, diagnosticar y vigilar muchas afecciones distintas.

  • Estudios de la química de la sangre: procedimiento en el cual se examina una muestra de sangre para medir las cantidades de ciertas sustancias liberadas a la sangre por órganos y tejidos del cuerpo. Una cantidad (mayor o menor que lo normal) de una sustancia puede ser signo de enfermedad en el órgano o el tejido que la fabrica.
  • Biopsia de ganglios linfáticos: extracción total o parcial de un ganglio linfático. Luego un patólogo examina el tejido bajo el microscopio en busca de células cancerosas. Se puede realizar uno de los siguientes tipos de biopsia:
  • Aspiración y biopsia de la médula ósea: extracción de una muestra de médula ósea y sangre, y un trozo pequeño de hueso mediante la inserción de una aguja en el hueso de la cadera o el esternón. Un patólogo observa y analiza las muestras de médula ósea, sangre y hueso bajo un microscopio para determinar la presencia de signos de cáncer.

    Ampliar
    Aspiración y biopsia de la médula ósea;  el dibujo  muestra a un paciente acostado boca abajo en una camilla y una aguja de  Jamshidi (una aguja larga y hueca) que se inserta en el hueso de la  cadera. El recuadro muestra la aguja de Jamshidi que se inserta a través  de la piel hasta la médula ósea del hueso de la cadera.
    Aspiración y biopsia de la médula ósea. Después de adormecer un área pequeña de la piel, se inserta una aguja de Jamshidi (una aguja larga, hueca) en el hueso de la cadera del paciente. Se extraen muestras de sangre, hueso y médula ósea para examinarla bajo un microscopio.

  • Prueba de la función hepática: procedimiento en el cual se analiza una muestra de sangre a fin de medir las cantidades de ciertas sustancias liberadas a la sangre por el hígado. Para el linfoma no Hodgkin, se examina la sangre en relación con una enzima llamada lactato-deshidrogenasa (DHL). Las concentraciones de DHL ayudan a determinar el pronóstico (posibilidad de recuperación).

Ciertos factores afectan el pronóstico (posibilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento.

El pronóstico (posibilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento dependen de los siguientes aspectos:

  • El estadio (etapa) del cáncer.
  • El tipo de linfoma no Hodgkin.
  • La edad y la salud general del paciente.
  • Si el linfoma se acaba de diagnosticar o si ha reaparecido (regresado).

El pronóstico también depende de la concentración de DHL en la sangre.

Para el linfoma no Hodgkin durante el embarazo, las opciones de tratamiento también dependen de los siguientes aspectos:

  • Los deseos de la paciente.
  • El trimestre de embarazo en el que está la paciente.

Algunos tipos de linfoma no Hodgkin se diseminan más rápidamente que otros. La mayoría de los linfomas no Hodgkin que se presentan durante el embarazo son de crecimiento rápido. La demora del tratamiento de un linfoma de crecimiento rápido hasta el nacimiento del bebé puede reducir las probabilidades de supervivencia de la madre. Por lo general, se recomienda el tratamiento inmediato, inclusive durante el embarazo.

Estadios del linfoma no Hodgkin en adultos

Puntos importantes de esta sección

Después del diagnóstico del linfoma no Hodgkin en adultos, se realizan pruebas para determinar si las células cancerosas se han diseminado dentro del sistema linfático o a otras partes del cuerpo.

El proceso utilizado para determinar si el cáncer se ha diseminado dentro del sistema linfático o a otras partes del cuerpo se llama estadificación. La información obtenida durante el proceso de estadificación determina el estadio de la enfermedad. Es importante contar con esta información a fin de planear el tratamiento. En este proceso de estadificación pueden utilizarse las siguientes pruebas y procedimientos:

  • Radiografía del tórax: radiografía de los órganos y huesos del interior del tórax. Los rayos X son un tipo de haz de energía que atraviesan el cuerpo y se plasman en una película, logrando una fotografía del interior del cuerpo.
  • Exploración por TC (exploración por TAC): procedimiento mediante el cual se toma una serie de fotografías detalladas del interior del cuerpo, desde ángulos diferentes. Las imágenes son creadas por una computadora conectada a una máquina de rayos X. Se inyecta un tinte en una vena o se ingiere, a fin de que los órganos o los tejidos se destaquen más claramente. Este procedimiento también se llama tomografía computada, tomografía computarizada o tomografía axial computarizada.
  • Exploración con TEP (exploración con tomografía por emisión de positrones): procedimiento para detectar células de tumores malignos en el cuerpo. Se inyecta en una vena una cantidad pequeña de glucosa (azúcar) radiactiva. El explorador de TEP rota alrededor del cuerpo y toma una imagen de los lugares del cuerpo que utilizan la glucosa. Las células de tumores malignos tienen aspecto más brillante en la imagen porque son más activas y absorben más glucosa que las células normales.
  • IRM (imágenes por resonancia magnética): procedimiento que utiliza un imán, ondas de radio y una computadora para crear fotografías detalladas de áreas internas del cuerpo. Este procedimiento también se llama imágenes por resonancia magnética nuclear (IRMN).
  • Ecografía con galio: procedimiento que se utiliza para detectar áreas corporales en las que algunas células como las cancerosas se multiplican rápidamente. Se inyecta una pequeña cantidad de material radioactivo llamado galio en una vena para que se desplace por el torrente sanguíneo. El galio se acumula en los huesos u otros tejidos (órganos) para ser detectado luego por un escáner.
  • Aspiración y biopsia de médula ósea: extracción de una muestra de médula ósea y sangre, y un trozo pequeño de hueso mediante la inserción de una aguja en el hueso de la cadera o el esternón. A continuación, un patólogo observa y analiza las muestras de médula ósea, sangre y hueso bajo un microscopio para determinar la presencia de signos de cáncer.
  • Punción lumbar: procedimiento mediante el cual se extrae una derivación del líquido cefalorraquídeo de la columna vertebral. Para esto, se introduce una aguja en la parte inferior de la columna vertebral. Este procedimiento también se llama PL.

    Ampliar
    Punción lumbar; la imagen muestra a un paciente  acostado sobre una camilla en posición encorvada y una aguja  intrarraquídea o espinal, la cual es larga y fina, que se inserta en la  parte inferior de la espalda. El recuadro muestra una vista de cerca de  esta aguja insertada en el líquido cefalorraquídeo (LCR), en la parte  inferior de la columna vertebral.
    Punción lumbar. El paciente se acuesta sobre una camilla en posición encorvada. Después que se adormece un área pequeña en la parte inferior de la espalda, se inserta una aguja intrarraquídea o espinal, la cual es larga y fina, en la parte inferior de la columna vertebral para extraer líquido cefalorraquídeo (LCR, se muestra en azul). El líquido se puede enviar a un laboratorio para analizarse.

Para las mujeres embarazadas con linfoma no Hodgkin, se usan pruebas de estadificación que protegen al feto de los efectos nocivos de la radiación. Entre ellas se incluyen las IRM, la aspiración de médula ósea y biopsia, la punción lumbar y la ecografía, para las que no se usa radiación. La ecografía es un procedimiento en el que se hacen rebotar ondas de sonido de alta energías en los tejidos y órganos internos para producir ecos. Los ecos forman una imagen de los tejidos del cuerpo que se llama ecograma.

El cáncer se disemina en el cuerpo de tres maneras.

Las tres maneras en que el cáncer se disemina en el cuerpo son las siguientes:

  • A través del tejido. El cáncer invade el tejido normal que lo rodea.
  • A través del sistema linfático. El cáncer invade el sistema linfático y circula por los vasos linfáticos hasta otros lugares en el cuerpo.
  • A través de la sangre. El cáncer invade las venas y los capilares, y circula por la sangre hasta otros lugares en el cuerpo.

Cuando las células cancerosas se separan del tumor primario (original) y circulan a través de la linfa o la sangre hasta otros lugares en el cuerpo, se puede formar otro tumor (secundario). Este proceso se llama metástasis. El tumor secundario (metastásico) es el mismo tipo de cáncer que el tumor primario. Por ejemplo, si el cáncer de mama se disemina hasta los huesos, las células cancerosas de los huesos son en realidad células de cáncer de mama. La enfermedad es cáncer metastásico de mama, no cáncer del hueso.

Los estadios del linfoma no Hodgkin en adultos pueden incluir las formas E y S

El linfoma no Hodgkin en adultos puede describirse de la siguiente forma:

  • E: representa extraganglionar y significa que el cáncer se encuentra en un área distinta de los ganglios linfáticos o se ha diseminado a los tejidos más allá, pero cercanos a las áreas linfáticas mayores.
  • S: representa el bazo, spleen en inglés, y significa que el cáncer se encuentra en el bazo.

Se utilizan los siguientes estadios para el linfoma no Hodgkin en adultos:

Estadio I

Ampliar
Linfoma no Hodgkin en adultos en estadio I. El cáncer se encuentra en un área linfática (ganglios linfáticos, amígdalas, timo o bazo). En el estadio IE (que no se muestra), el cáncer se encuentra en un área u órgano fuera de los ganglios linfáticos.

El linfoma no Hodgkin en adultos en estadio I se divide en estadio I y estadio IE.

Estadio II

El linfoma no Hodgkin en adultos en estadio II se divide en estadio II y estadio IIE.

  • Ampliar
    Linfoma no Hodgkin en adultos en estadio II. El cáncer se encuentra en dos o más grupos de ganglios linfáticos y ambos están por encima (a) o por debajo (b) del diafragma.

    Estadio II: el cáncer se encuentra en uno o más grupos de ganglios linfáticos, ya sea por encima o debajo del diafragma (el músculo delgado debajo de los pulmones que ayuda a respirar y separa el pecho del abdomen).
  • Ampliar
    Linfoma no Hodgkin en adultos en estadio IIE. El cáncer se encuentra en uno o más grupos de ganglios linfáticos por encima o por debajo del diafragma, y en un área u órgano cercanos fuera de los ganglios linfáticos en el mismo lado del diafragma que los ganglios linfáticos con cancer (a).

    Estadio IIE: el cáncer se encuentra en uno o más grupos de ganglios linfáticos, ya sea por encima o debajo del diafragma. También se encuentra cáncer fuera de los ganglios linfáticos en un órgano o área del mismo lado del diafragma que los ganglios linfáticos afectados.

Estadio III

Ampliar
Linfoma no Hodgkin en adultos en estadio III. El cáncer se encuentra en uno o más grupos de ganglios linfáticos por encima o por debajo del diafragma (a). En el estadio IIIE, el cáncer se encuentra en grupos de ganglios linfáticos por encima y por debajo del diafragma, y en un área u órganos cercanos fuera de los ganglios linfáticos (b). En el estadio IIIS, el cáncer se encuentra en grupos de ganglios linfáticos por encima y por debajo del diafragma (a) y en el bazo (c). En el estadio IIIE más el estadio S, el cáncer se encuentra en grupos de ganglios linfáticos por encima y por debajo del diafragma, en un área u órgano cercanos fuera de los ganglios linfáticos (b) y en el bazo (c).

El linfoma no Hodgkin en adultos en estadio III se divide en estadio III, estadio IIIE, estadio IIIS y estadio IIIE+S.

Estadio IV

Ampliar
Linfoma no Hodgkin en adultos en estadio IV. El cáncer se encuentra en la totalidad de uno o más órganos que no forman parte del área linfática (ganglios linfáticos, amígdalas, timo o bazo) (a); o en un órgano que no forma parte del área linfática y se diseminó hasta ganglios linfáticos muy alejados de ese órgano (b); o en el líquido cefalorraquídeo (que no se muestra), el hígado, la médula ósea o los pulmones.

En el estadio IV del linfoma no Hodgkin en adultos, el cáncer:

Los linfomas no Hodgkin en adultos se describen también en términos de la velocidad con que crecen y la ubicación de los ganglios linfáticos afectados.

De crecimiento lento o de crecimiento rápido:

Contiguo o no contiguo:

Linfoma no Hodgkin en adultos recidivante

El linfoma no Hodgkin en adultos recidivante es cáncer que ha reaparecido (retornado) después del tratamiento. El linfoma puede reaparecer en el sistema linfático o en otras partes del cuerpo. El linfoma de crecimiento lento puede retornar como linfoma de crecimiento rápido. El linfoma de crecimiento rápido puede reaparecer como linfoma de crecimiento lento.

Aspectos generales de las opciones de tratamiento

Puntos importantes de esta sección

Hay diferentes tipos de tratamientos para los pacientes de linfoma no Hodgkin.

Hay diferentes tipos de tratamiento disponibles para los pacientes de linfoma no Hodgkin. Algunos tratamientos son estándar (el tratamiento actualmente usado) y otros se encuentran en evaluación en ensayos clínicos. Un ensayo clínico de un tratamiento consiste en un estudio de investigación que procura mejorar los tratamientos actuales u obtener información sobre tratamientos nuevos para pacientes de cáncer. Cuando los ensayos clínicos muestran que un tratamiento nuevo es mejor que el tratamiento estándar, el tratamiento nuevo se puede convertir en el tratamiento estándar. Los pacientes deberían pensar en participar en un ensayo clínico. Algunos ensayos clínicos están abiertos solo para pacientes que no han comenzado un tratamiento.

Para las mujeres embarazadas que padecen de linfoma no Hodgkin, el tratamiento se selecciona cuidadosamente para proteger al feto. Las decisiones con respecto al tratamiento se basan en los deseos de la madre, el estadio del linfoma no Hodgkin y la edad del feto. El plan de tratamiento puede cambiar a medida que cambian los síntomas, el cáncer y el embarazo. La elección del tratamiento de cáncer más adecuado es una decisión en la que, en forma ideal, participan la paciente, la familia y el equipo de atención de la salud.

Se utilizan cuatro tipos de tratamiento estándar:

Radioterapia

La radioterapia es un tratamiento para el cáncer el cual utiliza rayos X de alta energía u otros tipos de radiación para destruir las células cancerosas e impedir que crezcan. Existen dos tipos de radioterapia. La radioterapia externa utiliza una máquina fuera del cuerpo la cual envía radiación al área donde se encuentra el cáncer. La radioterapia interna utiliza una sustancia radiactiva sellada en agujas, semillas, alambres o catéteres que se colocan directamente dentro o cerca del cáncer. La forma en que se administra la quimioterapia va a depender del tipo o estadio en que se encuentre el cáncer bajo tratamiento.

Para las mujeres embarazadas que padecen de linfoma no Hodgkin, se debe posponer la radioterapia hasta después del parto, si fuera posible, para evitarle cualquier riesgo al feto. Si se necesita el tratamiento de inmediato, la mujer embarazada puede decidir continuar con el embarazo y recibir radioterapia. Sin embargo, el plomo usado para proteger al feto puede no protegerlo de la radiación dispersa que posiblemente podría causarle cáncer en el futuro.

Quimioterapia

La quimioterapia es un tratamiento de cáncer que utiliza medicamentos para interrumpir la proliferación de células cancerosas, mediante la eliminación de las células o evitando su multiplicación. Cuando la quimioterapia se administra de forma oral o se inyecta en el cuerpo mediante una aguja en una vena o músculo, se le llama quimioterapia sistémica ya que el medicamento se introduce en el torrente sanguíneo, se transporta a través del cuerpo y puede eliminar células cancerosas en todo el cuerpo (quimioterapia sistémica). Cuando se coloca directamente en la columna vertebral, un órgano o una cavidad corporal como el abdomen, el medicamento afecta primordialmente las células cancerosas en esas áreas (quimioterapia regional). En el tratamiento de ciertos tipos de linfoma no Hodgkin en adultos que se extienden al cerebro, se puede utilizar la profilaxis del SNC (quimioterapia administrada para eliminar células cancerosas en el cerebro o la médula espinal). La forma en que se administra la quimioterapia va a depender del tipo o estadio en que se encuentre el cáncer bajo tratamiento.

La quimioterapia combinada es un tratamiento en el que se usan dos o más medicamentos contra el cáncer. Se pueden agregar medicamentos esteroideos para disminuir la hinchazón y la inflamación.

En el caso de las mujeres embarazadas, la exposición del feto a la quimioterapia cuando se trata a la madre y algunos medicamentos contra el cáncer pueden causar malformaciones congénitas. Dado que los medicamentos contra el cáncer pasan al feto a través de la madre, ambos deben observarse de cerca cuando se administra la quimioterapia.

Terapia dirigida

La terapia dirigida es un tipo de tratamiento para el que se utilizan medicamentos u otras sustancias para identificar y atacar células cancerosas específicas sin dañar las células normales. La terapia con anticuerpos monoclonales es un tipo de terapia dirigida que está en estudio para el tratamiento del linfoma no Hodgkin en adultos.

La terapia con anticuerpo monoclonal es un tipo de tratamiento para el cáncer para el que se utilizan anticuerpos producidos en el laboratorio a partir de un tipo único de células del sistema inmunitario. Esos anticuerpos pueden identificar sustancias en las células cancerosas o en las células normales que ayudan a crecer a las células cancerosas. Los anticuerpos se adhieren a las sustancias y eliminan las células cancerosas, impiden su crecimiento o les impiden diseminarse. Los anticuerpos monoclonales se administran por infusión. Pueden utilizarse aisladamente o para administrar medicamentos, toxinas o material radiactivo, directamente en las células cancerosas. Los anticuerpos monoclonales que se han unido a material radiactivo se llaman anticuerpos monoclonales radiomarcados.

Espera cautelosa

La espera cautelosa es la vigilancia estrecha de la condición de un paciente sin administrarle ningún tratamiento hasta que los síntomas se presenten o cambien.

Se están probando nuevos tipos de tratamiento en ensayos clínicos:

En la presente sección del sumario se hace referencia a tratamientos en evaluación en ensayos clínicos, pero tal vez no se mencionen todos los tratamientos nuevos que se están considerando. Para mayor información en inglés sobre ensayos clínicos, consultar el portal de Internet del NCI.

Terapia de vacuna

La terapia de vacuna es un tipo de terapia biológica. La terapia biológica es un tratamiento para el que se usa el sistema inmunitario del paciente para combatir el cáncer. Se utilizan sustancias elaboradas por el cuerpo o producidas en un laboratorio para impulsar, dirigir o restaurar las defensas naturales del cuerpo contra el cáncer. Este tipo de tratamiento del cáncer también se llama bioterapia o inmunoterapia. La terapia de vacuna también puede ser un tipo de terapia dirigida.

Quimioterapia de dosis alta con trasplante de células madre

Quimioterapia de dosis alta con trasplante de células madre es un método para administrar dosis altas de quimioterapia y reemplazar las células que generan la sangre que fueron destruidas por el tratamiento del cáncer. Las células madre (glóbulos sanguíneos inmaduros) se extraen de la sangre o la médula ósea del paciente mismo o de un donante, y se congelan y almacenan. Al finalizar la quimioterapia, las células madre guardadas se descongelan y se reinyectan al paciente mediante una infusión. Estas células madre reinyectadas, crecen (y restauran) las células sanguíneas del cuerpo.

Los pacientes deberían pensar en participar en un ensayo clínico.

Para algunos pacientes, quizás la mejor elección de tratamiento puede ser participar en un ensayo clínico. Los ensayos clínicos forman parte del proceso de investigación del cáncer. Los ensayos clínicos se llevan a cabo para determinar si los tratamientos nuevos para el cáncer son seguros y eficaces, o mejores que el tratamiento estándar.

Muchos de los tratamientos estándar actuales se basan en ensayos clínicos anteriores. Los pacientes que participan en un ensayo clínico pueden recibir el tratamiento estándar o estar entre los primeros en recibir el tratamiento nuevo.

Los pacientes que participan en los ensayos clínicos también ayudan a mejorar la forma en que se tratará el cáncer en el futuro. Aunque los ensayos clínicos no conduzcan a tratamientos nuevos eficaces, a menudo responden a preguntas importantes y ayudan a avanzar en la investigación.

Los pacientes pueden entrar a formar parte de los ensayos clínicos antes, durante o después de comenzar su tratamiento para el cáncer.

Algunos ensayos clínicos sólo incluyen a pacientes que todavía no recibieron tratamiento. Otros ensayos prueban los tratamientos para los pacientes cuyo cáncer no mejoró. También hay ensayos clínicos que prueban nuevas maneras de impedir que el cáncer recidive (vuelva) o de reducir los efectos secundarios del tratamiento de cáncer.

Los ensayos clínicos se realizan en muchas partes del país. Consultar la sección sobre Opciones de Tratamiento para encontrar enlaces en inglés a los ensayos clínicos que se realizan actualmente. Estos se han recuperado de la lista de ensayos clínicos del NCI.

Pueden necesitarse pruebas de seguimiento.

Algunas de las pruebas que se usaron para diagnosticar el cáncer o para determinar el estadio del cáncer se pueden repetir. Algunas pruebas se repiten para asegurarse que el tratamiento es eficaz. Las decisiones acerca de seguir, cambiar o suspender el tratamiento pueden basarse en los resultados de estas pruebas. Esto a veces se llama reestadificación.

Algunas de las pruebas se seguirán repitiendo esporádicamente después de terminar el tratamiento. Los resultados de estas pruebas pueden mostrar si la afección cambió o si el cáncer recidivó (volvió). Estas pruebas a veces se llaman pruebas de seguimiento o exámenes médicos.

Currently have 0 comentarios:


Leave a Reply